Para cada modelo de empresa o industria se han diseñado unos indicadores de sostenibilidad que se han de cumplir para
poder usar esta Marca de Sostenibilidad Ambiental. El consumo energético, la gestión del agua o de los residuos son
algunos de los principales factores evaluados a la hora de otorgar esta marca a una empresa.